El jardinero dominicano Vladimir Guerrero fue electo al Salón de la Fama del béisbol de Cooperstown, anunciaron el miércoles la Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA) y las autoridades del pabellón que tiene su sede en Cooperstown, New York.

Guerrero fue nombrado en 392 de 422 boletas para un 92.9%, el segundo porcentaje más alto de la historia, apenas un poco por debajo del que recibió el puertorriqueño Roberto Clemente (93.0%) en una elección especial en 1973. El año pasado se quedó por 15 votos y obtuvo un 71.7% de apoyo.

Momento en que Vladimir Guerrero recibe la noticia de su entrada a Cooperstown.

Latinos Electos Por La BBWAA

El antesalista Chipper Jones (97.2%), el inicialista y bateador designado Jim Thome (89.8y el relevista Trevor Hoffman (79.7%) también superaron el 75% de votos necesarios para entrar al Salón de la Fama. El bateador designado puertoriqueño Edgar Martínez recibió 297 sufragios (70.4%) en su noveno y penúltimo año en la boleta.

“Todavía no lo creo. Quizás tendré que esperar hasta mañana para creerlo”, dijo Guerrero a ESPN en su casa en Long Island, Nueva York, donde esperó la llamada del Salón de la Fama junto a familiares y amigos.

Guerrero, quien fue electo nueve veces al Juego de Estrellas, bateó .318 con 449 jonrones y 1,496 carreras impulsadas en 16 temporadas con los Expos de Montreal, Angelinos de Los Angeles, Rangers de Texas y Orioles de Baltimore.

El quisqueyano fue uno de los bateadores más temidos de la pelota durante su estadía en las ligas mayores, obtuvo ocho veces el Bate de Plata y fue el Jugador Más Valioso de la Liga Americana en el 2004.

Guerrero recibió 250 bases por bolas intencionales, la quinta mayor cantidad de la historia, y encabezó su liga en boletos intencionales en cinco ocasiones. Sus 449 cuadrangulares lo ubican entre los miembros del Salón de la Fama Carl Yastrzemski y Andre Dawson, sus 2,590 hits por encima de Reggie Jackson y sus 1,496 impulsadas sobre el gran Mickey Mantle.

“Esto es de Don Gregorio, mi pueblo, y toda la República Dominicana”, dijo Guerrero, visiblemente afectado. “Desde que me firmaron pasaron tantas cosas. Las lesiones, ganar el Jugador Más Valioso, los Juegos de Estrellas. Esto es como cerrar un ciclo”, apuntó.

Guerrero, quien junto a los lanzadores Juan Marichal y Pedro Martínez son los únicos dominicanos que reciben semejante honor, fue anunciado por Jeff Idelson, presidente del Salón de la Fama, durante un programa especial en el canal de las Grandes Ligas.

“Como Juan Marichal y Pedro Martínez, es uno de los grandes orgullos de la República Dominicana. Vladimir Guerrero, bienvenido al Salón de la Fama de Cooperstown”, dijo Idelson en perfecto español.

“Felicitamos a @VladGuerrero27 el tercer dominicano que tiene el honor de entrar en el #SalóndelaFama, por su destacada labor durante 16 años en las grandes ligas. A todos los dominicanos nos llena de orgullo que lleve nuestra bandera hasta lo más alto”, dijo el presidente de República Dominicana, Danilo Medina, en su cuenta en Twitter.

El grupo escogido por el voto de los periodistas se unirá a Jack Morris y Alan Trammell, electos en diciembre por el Comité de Veteranos, en la ceremonia de exhaltación del 2018 el último domingo de julio en Cooperstown, Nueva York, donde tiene su sede el Museo del Salón de la Fama de Cooperstown.

Guerrero, quien se encontraba en la boleta por segunda ocasión, se une a los lanzadores Marichal (1983) y Pedro Martínez (2015) como los dominicanos en el Salón de la Fama. El ex toletero es el noveno latinoamericano votado por los periodistas.

Con Guerrero, ahora serán 16 los latinoamericanos con placas en el Museo del Salón de la Fama. El jardinero puertorriqueño Roberto Clemente fue el primero electo por los periodistas, en una votación especial inmediatamente después de su muerte en un accidente aéreo, ocurrida en la víspera del año nuevo de 1973.

A Clemente lo siguieron Marichal, el torpedero venezolano Luis Aparicio (1984), el infielder panameño Rod Carew (1991), el inicialista puertorriqueño Orlando Cepeda (Comité de Veteranos, 1999), el inicialista cubano Tony Perez (2000), el intermedista boricua Roberto Alomar (2011), el quisqueyano Pedro Martínez y el receptor puertorriqueño Iván Rodríguez (2017).

También fueron seleccionados por el Comité Especial de las Ligas Negras los peloteros cubanos Martín Dihigo (1977), José Méndez (2006) y Cristóbal Torriente (2006).

Asimismo, tres narradores hispanos recibieron el premio Ford Frick, que distingue a los hombres de la radio y la televisión como miembros de Cooperstown: El argentino Ely “Buck” Canel (1985), el ecuatoriano Jaime Jarrín (1998) y el cubano Rafael “Felo” Ramírez (2001).