Ola de violencia en Haití tras incremento en el precio de la gasolina

0
628

Las protestas comenzaron el viernes, cuando el gobierno anunció los incrementos en los precios de los combustibles

Puerto Príncipe.- La policía haitiana trataba el domingo de impedir que cientos de personas saquearan lo poco que quedaba en los comercios destruidos e incendiados tras las violentas protestas registradas el fin de semana en Puerto Príncipe contra el intento del gobierno de aumentar los precios de los combustibles.

Hombres y mujeres ingresaban a los locales calcinados del populoso barrio de Delmas y de la zona residencial de Petion Ville en busca de agua, alimentos y otras mercancías que hubiesen quedado sin daños, mientras varias calles continuaban bloqueadas con barricadas incendiadas.
Michel-Ange Gedeon, director general de la Policía, dijo el domingo en un comunicado que instruyó a los miembros de la institución a tomar todas las medidas en contra de “los bandidos que perturban la paz y la seguridad del país”.
Reporteros observaron que mientras los escasos contingentes policiales impedían el ingreso de la gente a algún negocio destruido, decenas de personas saqueaban algún comercio en otra zona de Delmas, donde se ubica la mayoría de supermercados afectados por la violencia y algunos de ellos totalmente calcinados.
Los cuerpos de cuatro personas fueron encontrados la mañana del domingo en las calles de Delmas. La policía no había determinado si habían muerto como consecuencia de las protestas. Otras tres personas murieron el viernes en el marco de las manifestaciones que se iniciaron ese día.

El cierre de las avenidas con neumáticos incendiados, piedras y basura continuaba el domingo, a pesar de que el gobierno se retractó el sábado de incrementar entre 38% y 51% los precios de los hidrocarburos.

“Ustedes me enviaron el mensaje y yo lo recibí. Corregí aquello que debía ser corregido”, dijo el presidente Jovenel Moïse en un mensaje transmitido por varias televisoras la noche del sábado. El mandatario pidió a la población “permanecer en calma y regresar a sus casas”.

El primer ministro Jack Guy Lafontant había anunciado horas antes la suspensión del ajuste de las tarifas de los hidrocarburos “hasta una nueva orden” y condenó los actos de violencia.

En la única gasolinera que trabajaba el domingo, cientos de personas hacían fila para conseguir combustible.

Las protestas comenzaron el viernes, cuando el gobierno anunció los incrementos en los precios de los combustibles como parte de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional para reducir los subsidios a los hidrocarburos.