La Federación Dominicana de Distritos Municipales, FEDODIM, lamentó el aumento desproporcionado, de casi un 100%, que ha aplicado en el mes de abril la Tesorería de la Seguridad Social (TSS) a las juntas distritales sin estas instituciones edilicias recibir aumento en su presupuesto por parte del gobierno central.

Por tal motivo, la entidad asociativa que agrupa a los 234 distritos municipales de la República Dominicana, ve con gran preocupación esta disposición debido a que las juntas distritales no cuentan con la capacidad económica para asumir el aumento realizado por la TSS, de acuerdo al incremento salarial aplicado al sector público, del cual los empleados de los gobiernos locales no han sido beneficiados.

En esos términos se expresaron los principales directivos de FEDODIM donde hicieron un llamado al Poder Ejecutivo de disponer un incremento en el presupuesto de estas entidades para poder cumplir con el pago de la seguridad social.

Esta decisión de la TSS obligará a las juntas municipales que se encuentran al día, a caer en mora aumentando así la cantidad de municipalidades que no cumplen con el pago de la seguridad, situación que estamos tratando de corregir con iniciativas que cursan actualmente en el Congreso Nacional,” manifestó el director ejecutivo de la entidad, Dr. Pedro Richardson a través de una carta remitida a la TSS.

La directiva central de la federación, encabezada por su presidente, Lic. Ramón Santos, el director ejecutivo, Dr. Pedro Richardson y su tesorero, el señor Máximo Soriano, respectivamente, reiteraron la incapacidad de que sus afiliados puedan acogerse a lo dispuesto por el gobierno central.

Además recordaron que los gobiernos locales del país están sujetos a sus propias normativas y presupuestos.

Aseguraron que el incremento en el pago a la TSS provocaría la salida de dicho sistema por parte de aquellas juntas distritales que hacen un gran esfuerzo por mantenerse al día.

También expresaron su confianza en que, tanto la TSS como el Ejecutivo, busquen las fórmulas pertinentes para no cargar aún más las exiguas finanzas de sus afiliados.