A sus 51 años, el cantante español, Alejandro Sanz, está pasando por una turbulenta experiencia económica, pues de acuerdo con registros financieros ha tenido que vender algunas propiedades, entre ellas, una mansión de lujo, y además enfrenta dos deudas que suman cerca de los 10 millones de euros (más de 590 millones de pesos).

Farándula / Bávaro Digital

España.- De acuerdo con diario El País, el acreedor de la casa del artista, ubicada en la urbanización madrileña de La Finca, fue el jugador del Real Madrid, Eden Hazard, también por un monto de 10 millones de euros, según el Registro Mercantil a fines del mes pasado.

Las investigaciones arrojan que el intérprete de Amiga mía perdió una demanda contra su ex representante, Rosa Lagarrigue, por lo que tendrá que pagarle al menos cinco millones de euros (100,000 pesos). La agencia de Lagarrigue (RLM S.L) interpuso una denuncia contra el músico madrileño, luego de que éste salió de forma unilateral de esa empresa de representación en 2016.

Además, según los registros hay una empresa estadounidense que le reclama a Sanz cerca de cinco millones de euros, por lo que al sumar las cantidades, se podría estar enfrentando a una deuda aproximada de 10 millones de euros.

Los problemas no paran ahí, ya que de acuerdo con el mismo diario, el músico ha realizado cambios en la empresa que gestiona sus ingresos desde hace más de dos décadas (Gazul Producciones).

Una semana antes del pasado 23 de enero colocó en el cargo de esa compañía a Óscar García Blesa, responsable además de la oficina que gestiona su representación, Mow Management (y que ha declinado hablar con este diario sobre este asunto). Blesa es alguien de su confianza y alguien cercano al cantante.

Las cuentas de 2016 y 2017 fueron diferentes durante esos años, pues durante el primero de esos dos años, las cuentas reflejaban la falta de al menos 15 millones de euros; sin embargo, una gira de Sanz arregló el conflicto.

Para 2017 se develaron ingresos inferiores y el resultado fue negativo, con muchas pérdidas económicas. Por ello, la empresa del cantante se ha visto en la necesidad de vender parte de su patrimonio, así como la casa de La Finca.

Asimismo, se deshicieron de un local con dos plazas de garaje en el norte de Madrid y todo por las “presiones económicas” que ha vivido el cantante y la empresa Gazul Producciones.

La empresa del cantante se ha visto en la necesidad de vender parte de su patrimonio.

Pese a los conflictos de bolsillo en años anteriores, Alejandro Sanz se deja ver de lo más tranquilo, pues en noviembre de 2019 fue captado, cuando tomaba unas vacaciones en playas mexicanas.

Diversas fotografías que circularon en redes sociales mostraron al cantante en compañía de la artista cubana, Rachel Valdés. Incluso, se especuló de una posible relación amorosa entre ambos.

Según medios, como la revista ¡Hola!, publicaron fotos de la pareja en San Diego acompañados de Manuela, la hija mayor del músico. Al parecer, Valdés acompañó al cantante en por Estados Unidos en su tour “La Gira”.

Alejandro Sanz también se presentó en el Parque Xcaret, ubicado en la Riviera Maya, una parte de la costa caribeña del estado mexicano de Quintana Roo. Ahí aprovechó para tomarse un descanso en las cristalinas playas del caribe.

Su presencia llamó la atención porque no estaba solo, sino que nuevamente fue captado al lado de la artista cubana Rachel Valdés, lo que podría confirmar el romance.

Deja un comentario