Desfigurada, sin mirarse al espejo y no muy reconocida por su hija, así está Yocairi Amarante

1
1066
Un mundo de Elementos.

Luego de 61 días ingresada en la Unidad de Quemados del Hospital Ney Arias Lora, a Yocairi Amarante, la joven atacada con ‘ácido del diablo’ el pasado 25 de septiembre, por recomendaciones psicológicas no se le permite que se mire en un espejo todavía.

Desfiguración del rostro, pérdida de la visión de su ojo derecho y dificultad para ver con el izquierdo, además de las quemaduras en varias partes del cuerpo, es el resultado del trágico suceso que involucra a su expareja, Willy Antonio Javier Montero de 33 años, quién planeó atacarla indirectamente con el químico una semana después que la joven cumplió sus 19 años en septiembre.

Al menos a siete cirugías se le han hecho a Yocairi para colocarles autoinjertos en las partes afectadas por el ácido. Pero ahora comenzará la fase de reconstrucción para lograr que quede lo más estética posible, algo que puede durar dos o tres años.

Su hija no la reconoce, no asimila que ella es su madre

Su hija de dos años, la que procreó con su atacante, no la reconoce y en vez de llamarle mami le dice tía, contó con profundo lamento. »Yo estaba loca por verla. Todavía no me reconoce pero mis hermanas y mi mamá le dicen que yo soy su madre», dice.

Relata que cuando está con la bebé, la niña se pregunta tatareando que si es su mamá y Yocairi le responde: »Sí, yo soy tu mamá. Bésame la mano», petición que la niña acata confundida y le responde inocentemente con un » ‘ción’, mami».

Yocairi pregunta a su ex por qué lo hizo

La joven conoció a su expareja cuando visitaba a su abuela constantemente y tenía 14 años de edad en el momento en el que inició su relación amorosa.

Amarante le pregunta a su atacante: »¿Por qué me hiciste eso si yo nunca pensé que me lo harías aunque estuviéramos separados?». Confiesa que ella nunca pensó que su expareja actuaría de esta manera cuando ésta decidiera no convivir con él para encaminarse hacia un futuro mejor.

»Aunque vivía con él entre casa y dormíamos juntos no teníamos relaciones sexuales ni nada porque ya yo estaba tomando mi decisión por mi propia cuenta poco a poco. Tenía mucho tiempo con él y no había hecho nada por mí», cuenta la joven.

El exnovio se encuentra cumpliendo medida de coerción en el 15 de Azua.

25 de septiembre, día del ataque

Amarante fue atacada por dos hombres que fueron contratados por su expareja por RD$ 3,500 para cometer el malvado hecho. Éstos se desplazaban a bordo de una motocicleta, quienes aprovecharon el momento en que ésta iba a bordo de un vehículo de transporte público por la calle Albert Thomas, en el municipio Santo Domingo Este.

 

1 Comentario

Deja un comentario