Empresarios de La Altagracia solicitan horario especial para abrir sus tiendas.

0
336

Higüey. El presidente de la Unión de Empresarios de la provincia La Altagracia, UEPAL, Eufemio Reyes Castillo, informó ayer que esa organización está preocupada por el nuevo horario que ha decretado el Gobierno para el toque de queda, debido a que, según explicó, el dinamismo económico de los establecimientos comerciales ha sido coartado con esa disposición.

«Venimos de una difícil situación con el cierre de muchas empresas, por la crisis económica a causa de la pandemia de COVID-19; las ventas han bajado mucho, y adicionalmente está el horario de cierre de los comercios a las cinco de la tarde, de lunes a viernes, y sábado y domingo, a las doce del mediodía, lo que nos ha afectado bastante», sostuvo.

Asimismo, el líder empresarial solicitó al presidente de la República, Luis Abinader, disponer un horario particular para el toque de queda en esta provincia, por ser una demarcación con características especiales.

IMG 20210120 154007
Eufemio Reyes ofrece declaraciones al periodista Rafael Gil.

«La provincia La Altagracia es sui géneris, no es que seamos más importantes que otras provincias, pero tenemos un estilo de vida diferente del resto del país; aquí hay ciudadanos de todas partes del mundo y personas que laboran en unos noventa y dos hoteles turísticos de la zona de Bávaro y Punta Cana, que regresan del trabajo a la ciudad Salvaleón de Higüey en diferentes horarios y tienen distintos días libres, y esas personas necesitan de un poco más de tiempo para visitar las ferreterías, supermercados, mueblerías, almacenes y otros establecimientos comerciales para hacer sus compras», manifestó Eufemio Reyes Castillo.

De acuerdo con el presidente de la Unión de Empresarios de la provincia La Altagracia, UEPAL, es necesario establecer un nuevo horario de circulación de las personas y apertura de las empresas, que podría ser de lunes a viernes, de cinco de la mañana a siete de la noche; y sábado y domingo, de cinco de la mañana a cinco de la tarde.

En otro orden, Reyes Castillo declaró que con la eliminación del programa FASE II (Fondo Especializado de Asistencia al Empleado) muchas pequeñas y medianas empresas podrían desaparecer porque no tendrán dinero para pagarles a los empleados.

«Las ventas han caído y el Gobierno eliminó el FASE II, en consecuencia, muchas empresas tendrán que desvincular a sus colaboradores y cerrar sus puertas, por lo que solicitamos al presidente Luis Abinader mantener este programa que resulta beneficioso para los empresarios y los trabajadores», indicó.

El dirigente empresarial se refirió también al alza que han experimentado los artículos ferreteros de entre un veinte hasta un cincuenta por ciento, e igualmente muchos productos alimenticios han aumentado de precio en los últimos meses, y pidió al Gobierno intervenir en la escalada alcista que se está generando.

Deja un comentario