Los hijos de Trump, en el banquillo por fraude financiero en Nueva York

Vanessa Acosta
5 Min Read

Donald Trump Jr y Eric Trump responsabilizaron el jueves en un tribunal de Nueva York a los contadores encargados de elaborar los estados financieros de la empresa familiar Trump Organization, que según las autoridades, eran fraudulentos.

Los dos hijos mayores del expresidente Donald Trump fueron los primeros miembros de la familia en testificar en el juicio en el que se acusa a la empresa de inflar el valor de sus activos en millas de millones de dólares para obtener préstamos bancarios y condiciones de seguros más. favorables.

Ambos son vicepresidentes ejecutivos de la Organización Trump, un conglomerado de empresas que gestionan edificios residenciales, rascacielos de oficinas, hoteles de lujo y campos de golf en todo el mundo.

- El banco de todos los dominicanos -
Ad imageAd image

Don Jr, de 45 años, vestido como su hermano con un traje azul oscuro, corbata azul claro y el pelo engominado peinado hacia atrás, fue el primero en subir al estrado y declaró que, aunque firmaba los estados financieros, confiaba en la pericia de los contables sobre su exactitud.

Su hermano menor Eric, de 39 años, tuvo más dificultades bajo el intenso interrogatorio de Andrew Amer, abogado de la fiscalía general de Nueva York, que lleva el caso.

 

-LOPESAN COSTA BÁVARO RESORT, SPA & CASINO ***** -
Ad image

«Creo que nunca vi ni trabajé en un estado sobre la situación financiera», dijo Eric Trump al principio.

Luego se vio obligado a retractarse después de que Amer le mostró un correo electrónico de agosto de 2013 en el que un colega le decía a Eric Trump que estaba «trabajando en las notas del estado financiero anual del señor Trump» y le pedía información sobre la situación de los campos de golf.

 

«Somos una organización inmobiliaria gigantesca», dijo Eric Trump, levantando la voz. «Ciertamente, tenemos estados financieros».

Como antes su hermano, Eric Trump dijo que confiaba en las empresas de contabilidad que le proporcionaban la información para los prestamistas.

 

Se espera que el expresidente Trump testifique el lunes, un año antes casi día por día de las elecciones presidenciales del 5 de noviembre de 2024 en las que espera volver a la Casa Blanca.

Será la primera vez que el expresidente, de 77 años, declare públicamente en alguno de los diversos casos civiles y penales que se le acumulan.

La hija del expresidente, Ivanka Trump, que dejó la Organización Trump en 2017 para convertirse en asesora de su padre en la Casa Blanca, no está imputada, pero también ha recibido la orden de declarar, aunque ha recurrido la citación.

Persecución política

En declaraciones a los periodistas tras su testimonio, Don Jr denunció el caso incoado por la fiscal general de Nueva York, la demócrata Letitia James, como una «persecución política».

 

«Los bancos en cuestión ganaron cientos de millones de dólares», dijo. «No pretendan ser víctimas».

«Aparentemente, soy culpable de fraude por confiar en mi contable a la hora de hacer –presten atención– la contabilidad», dijo.

El juez Arthur Engoron, que preside el caso, ya ha dictaminado que Trump, sus hijos y otros altos ejecutivos de la Organización Trump cometieron fraude. El juicio se celebra para determinar posibles sanciones.

Trump y sus hijos no irán a la cárcel por este caso, pero se enfrentarán a multas de hasta 250 millones de dólares ya la posibilidad de ser apartados de la dirección de la empresa familiar.

El apartamento del multimillonario republicano en la Torre Trump de Manhattan se encuentra entre las propiedades que el juez demostró que estaban falsamente sobrevaloradas. En la declaración consta que su superficie es de 2.700 metros cuadrados, cuando en realidad es de 1.000 metros cuadrados.

El multimillonario republicano, no está obligado a asistir al juicio, pero ha acudido en varias ocasiones, en las que aprovecha, ante los numerosos medios de comunicación presentes a la entrada de la sala, para presentarse como la víctima de lo que asegura es un complot. demócrata para descarrilar su campaña a la Casa Blanca.

Este juicio es solo una de las múltiples batallas judiciales que libran a Trump mientras aspira a la presidencia.

En marzo, será juzgado en Washington por conspirar para anular los resultados de las elecciones de 2020, y en Florida en mayo por el manejo indebido de documentos gubernamentales confidenciales. Y en Georgia está acusada de conspirar para alterar los resultados electorales tras su derrota en 2020 ante el demócrata Joe Biden.

Fuente: AFP

Comparte este Artículo
Deja un comentario

Deja un comentario

error: Content is protected !!

Descubre más desde Bavarodigital.net

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo