Madre de joven fallecido en preventiva de Higüey exige se haga justicia

0
1246
Un mundo de Elementos.

Higüey- “ Yo imploro que por amor a Dios hagan justicia con la muerte de m hijo, que entregué mi hijo vivo a la policía y me lo devolvieron muerto, masacrado a golpes”, exclamó Amalia Alburquerque Santana, madre de Josías Severino Alburquerque, quien falleció este lunes 15 en la Carcel preventiva de Higüey.

Amalia Alburquerque, dijo que su hijo era un paciente psiquiátrico y que tenía dos dias sin medicarse y estaba violento, por lo que ella y sus vecinos solicitaron ayuda a la policía, porque alega no tenía fuerza suficiente para dominarlo.

Indicó que Josías Alburquerque, de 27 años de edad, fue detenido el sábado 13 de este mes y entregado muerto el lunes 15, lo que indica que no falleció la misma noche de su detención como habría declarado un hermano de éste.

Detalló que cuando fue a buscar a su vástago  y explicarle a las autoridades que era paciente psiquiátrico y mostrarle los documentos que así lo demostraban, no le hicieron caso y, en otra visita la mandaron donde su médico para que le diera una certificación del estado de salud del fenecido.

”Cuando volví con la certificación de su doctora, que queda en San Pedro de Macorís, noté algo raro y escuchaba rumores de que había un muerto, pero nadie me lo comunicaba”, destacó.

Subrayó que cuando se enteró  que su hijo había fallecido, le dijeron que el cadáver estaba en el Hospital de esta ciudad y que de inmediato se trasladó hacia el centro y el cuerpo de su hijo no estaba.

”Yo desesperada lo busque en la morgue de los hospitales, luego me mandaron a la funeraria Nazaret y tampoco allí estaba, entonces es que me dicen que lo enviaron al Hospital Musa de San Pedro de Macorís, sin siquiera habérmelo notificado”, denunció.

Dijo que al ver a su hijo algo le dijo que no había fallecido por asfixia como le notificó un médico legista, cuyo nombre no fue revelado, porque el joven presentaba golpes en su cuello, cara y piernas.

Asimismo, enfatizó que algunos integrantes de los Derechos Humanos le habían exigido la suma de 20 mil pesos para ayudarla con el caso, y también para ingresarlo le pedían 1,500, por lo que dijo estar sorprendida , porque desconocía que esto en las cárceles funcionará de esta manera.

“Quiero que la muerte de mi hijo no quede impune, que me ayuden a que se haga justicia”.

Deja un comentario