Opinión.- Las trenzas de dos crisis.

Por: Ing. Ivan Castro

0
128

Aunque aún el mundo no sale del espanto que esta emergencia sanitaria del Covid-19 provoca, y a pesar de que se hace necesario tomar medidas preventivas y atender al llamado de las autoridades de no congregarse y de quedarse en sus casas; son precisamente esas autoridades las que deben ir planteándose, mediante la ayuda de equipos científicos, medidas individuales, familiares, barriales, en los centros de trabajo o una combinación de estas, encaminadas a tratar de recuperar la normalidad.

Medidas que pueden incluir sistemas de desinfección masiva, como los que experimentan ahora en Puebla, México; trajes aislantes o sistemas que permitan bloquear el virus al tiempo que permita la ejecución de labores cotidianas que aseguren un mañana, al que debemos llegar con vida, pero también produciendo riquezas que nos permitan asegurar estados sin anarquías, protestas, desordenes, vandalismos, ataques sociales como los que pudieran estallar por doquier si se sostiene esta parálisis producida, más por el temor y exceso de desinformación causada por los medios sociales, que la realidad del nivel de mortalidad del virus, si tomamos como parámetros pandemias como la Peste Bubónica (Mato 2/3 de la población), la Fiebre Española (1918) o la Gripe aviar H1N1 de 2009, todas mucho más mortales y en las que la humanidad debió seguir adelante.

El problema de esta enfermedad es el nivel de contagio y el morbo de las redes sociales, por lo que la nación que logre desarrollar tecnología que permita medidas que aseguren eliminar o minimizar al mínimo estos dos vectores, uno de contagio del Covid-19 y el otro de contagio de enfermedades y desequilibrio mental; Medidas que permitan que se pueda continuar trabajando y produciendo de manera que se logre asegurar que los estados , pueblos y ciudades del mundo puedan seguir siendo viables económicamente, será el o los estados que marcaran positivamente el futuro de todos los que ahora, a falta de esa tecnología, vivimos enclaustrados y de brazos caídos a la espera de soluciones definitivas en un mundo que requiere más de un año para esas soluciones y no resistirá un mes más sin reactivar la economía que le mueve, sin que ello conlleve a efectos catastróficos en la humanidad y su modo de esta subsistir en paz y en orden.

La humanidad y su ingenio serán la clave para superar estas dos crisis que se entrelazan como las trenzas de una damisela; una de origen sanitaria y presente en nuestra vidas de manera visible y palpable; la otra de origen económico, menos visible aun, pero que se asoma ya y que promete consecuencias tanto o mas desastrosas que la crisis sanitaria que actualmente causa tanto pavor en la humanidad. Ambas crisis se deben superar, la primera con las medidas que indican los estados y las autoridades actualmente; la otra con medidas intermedias que aseguren la vida, minimicen el contagio y aseguren la producción, en lo que llega la solución definitiva de esta enfermedad que desde ya ha cambiado al mundo, y por lo que el ingenio humano mas calificado, deberá ponerse a prueba para lograr superarlas a ambas en todas sus etapas y de manera inmediata. Dios les bendiga y cuide a todos en sus hogares.

Por: Ing. Ivan Castro

Deja un comentario