Personas que residen en las inmediaciones de la Base Naval de Boca Chica protestaron este lunes después de que el Ministerio de Salud Pública anunciara que construirá en dicha instalación un área de aislamiento para pacientes con coronavirus (COVID-19).

Nacionales / Bávaro Digital

Boca Chica, RD.- “Pa’ que nos mate un virus, que nos mate un tiro”, fue una de las consignas utilizada por las personas que estaban manifestándose.

Entre los manifestantes hubo dirigentes comunitarios y sindicales de Boca China. La protesta fue encabezada por José Luis Arias, presidente del Sindicato de Camioneros del Municipio de Boca Chica, quien llamó a todos los nativos a congregarse en los frentes de la marina para evitar que allí sean llevados los enfermos de COVID-19.

El evento de rechazo se originó luego del anuncio del ministro de Salud Pública, el cual informó que se está construyendo una nueva unidad para aislar los casos de coronavirus que se presenten en el país, en la Base Naval de Boca Chica.

Según el ministro de Salud Pública, Rafael Sánchez Cárdenas, la unidad tendrá la capacidad para funcionar como un centro de operaciones para atender a los ciudadanos que se vean afectados por la enfermedad. De acuerdo con el ministro, el centro de aislamiento estará listo dentro de dos semanas.

A las protestas se sumaron juntas de vecinos, clubes e iglesia, mientras que José Beato, presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), rechazó de manera categórica que allí sean llevadas las personas que sean detectadas con la enfermedad.

Al lugar fueron llevados decenas de vehículos pesados para entorpecer la entrada de las instalaciones navales, mientras un oficial de la Armada que allí se encontraba salió para conversar con los manifestantes y recibir sus quejas para tramitarlas a sus superiores.

Beato, quien habló en el lugar, dijo que está bueno que a Boca Chica las autoridades “la tengan en el marco del desprecio social y que toda la basura y malas situaciones las quieran llevar a este pueblo”.

Tanto José Luis Arias, José Beato y varios candidatos a regidores presentes allí, manifestaron que no aceptarán que aquí se construya una unidad de cuarentena o aislamiento para paciente portadores de COVID-19.

Ayer domingo las autoridades de salud confirmaron el primer caso de la enfermedad, en un italiano de 62 años, que está en aislamiento.

El hombre ingresó el 22 de febrero en el país sin síntomas y, posteriormente empezó a presentar fiebre, tos y malestar general.

(Fuente Diario Libre).

Deja un comentario