Cada vez más empresas ofrecen trabajo remoto 2:06

EMPLEO

Los «vampiros energéticos» en el trabajo pueden drenar tu fuerza vital. Detenlos con estos consejos

(CNN) — Te sientas en tu escritorio y estás a punto de empezar tu jornada laboral cuando un compañero de trabajo se te acerca. Después de 20 minutos de charla, tu colega te deja por fin a solas, pero te das cuenta de que estás demasiado agotado para completar cualquier tarea de forma eficiente.

Te has convertido en víctima de un «vampiro energético».

Los vampiros energéticos son personas tóxicas que absorben tu fuerza vital, dejándote emocionalmente agotado, ya sean egoístas, manipuladores o simplemente demasiado habladores. Uno de sus lugares de caza favoritos es la oficina, por lo que los empleados deben tener cuidado al volver al trabajo en persona, según Tessa West, profesora asociada de Psicología de la Universidad de Nueva York y autora de «Jerks at Work: Toxic Coworkers and What to Do About Them«.

«Considero a estas personas como agotadoras porque cada vez que interactúas con ellas es una experiencia estresante», afirma West.

¿Cómo detectar a un «vampiro energético»?

Algunos de estos depredadores son más fáciles de detectar que otros. Sin embargo, las señales más probadas son los sentimientos de incertidumbre y aprehensión antes de entrar en contacto con ellos, dijo.

«Si de hecho puedes sentir tu ritmo cardíaco y las palmas de tus manos sudan, significa que estás en una situación muy difícil, porque la mayoría de las veces las respuestas al estrés no son perceptibles», explicó West.

Sentirse atascado hablando con alguien que no contribuye a tus objetivos laborales también puede ser un indicador, dijo. Sientes que has estado ocupado todo el día, pero apenas y completaste alguna tarea, añadió West.

Estas personas pueden disfrazarse de extrovertidas que hacen aportaciones en las reuniones y se ofrecen como voluntarias para formar parte de comités para ser vistas y reconocidas, pero que rara vez completan alguna tarea por sí mismas, señaló.

Ingrese su correo electrónico para suscribirse al boletín informativo de cinco cosas de CNN.
close dialog
Ponte al día cada mañana recibiendo las noticias de CNN en Español.
Al suscribirte, aceptas nuestra
política de privacidad.

Otras veces, los vampiros energéticos son descaradamente pesimistas, dijo Peter Economy, autor de «Wait, I’m Working With Who? The Essential Guide to Dealing With Difficult Coworkers, Anniversary Managers and Other Toxic Personalities«.

Son las personas que entran en una habitación con una nube de lluvia sobre su cabeza, y con el tiempo, la víctima puede volverse más negativa también, dijo.

Los directivos tampoco están exentos de ser vampiros energéticos, dijo West.

Un líder que asigna trabajo a otras personas sin ofrecerse a hacer nada e inventa problemas que no existen puede ser un vampiro de energía, dijo.

La presa favorita de un vampiro

Los introvertidos y las personas que ven lo mejor de los demás suelen ser los objetivos principales de los vampiros energéticos, dijo Economy.

«Creo que la mayoría de la gente da por hecho que las personas son buenas y no van a intentar hacerles daño», dijo.

Los vampiros energéticos detectan los puntos débiles, por lo que también persiguen a los que evitan los conflictos y son fáciles de manejar, según West. Intentan aprovecharse de aquellos que no se sienten cómodos enfrentándose a ellos en el momento, añadió.

También evitan a los compañeros de trabajo que tienen una red social abundante, porque esos compañeros actúan como un conjunto metafórico de guardaespaldas, dijo West.

Aprender a defenderse

El primer paso para evitar que un vampiro energético se aproveche de ti es reconocer que eres un objetivo, dijo Economy. Una vez que hayas detectado esas señales de advertencia, niégate a entrar en su juego.

Siempre es mejor evitar las interacciones con el agresor si es posible, pero si es inevitable, hay que desarrollar un estilo de comunicación directo, dice West.

Di frases como: «Vale, es hora de que te vayas, esta conversación ha terminado», explicó.

West también recurre a un truco sencillo, pero eficaz cuando trata de esquivar a un vampiro energético: se levanta físicamente.

No te sientes en tu escritorio porque los vampiros energéticos no captan las señales sutiles y no verbales de que es hora de irse y se quedarán allí para siempre, dijo.

«Cuando estás de pie, se crea una especie de urgencia o incomodidad de que esta interacción no va a durar mucho tiempo», dijo West.

Para terminar la conversación, dile a la otra persona que tienes que irte, luego abandona tu lugar y ve rápidamente al baño o a otro lugar, añadió.

Al igual que los vampiros normales, los vampiros energéticos rehúyen la luz del sol. Evitarán a los empleados que tengan una personalidad brillante y positiva, dijo Economy.

«Si eres naturalmente muy optimista y desvías su comportamiento, entonces van a ir a buscar a otra persona que sea más débil y no tenga la misma defensa», dijo.

Cada vez más empresas ofrecen trabajo remoto 2:06

EMPLEO

Los «vampiros energéticos» en el trabajo pueden drenar tu fuerza vital. Detenlos con estos consejos

(CNN) — Te sientas en tu escritorio y estás a punto de empezar tu jornada laboral cuando un compañero de trabajo se te acerca. Después de 20 minutos de charla, tu colega te deja por fin a solas, pero te das cuenta de que estás demasiado agotado para completar cualquier tarea de forma eficiente.

Te has convertido en víctima de un «vampiro energético».

Los vampiros energéticos son personas tóxicas que absorben tu fuerza vital, dejándote emocionalmente agotado, ya sean egoístas, manipuladores o simplemente demasiado habladores. Uno de sus lugares de caza favoritos es la oficina, por lo que los empleados deben tener cuidado al volver al trabajo en persona, según Tessa West, profesora asociada de Psicología de la Universidad de Nueva York y autora de «Jerks at Work: Toxic Coworkers and What to Do About Them«.

«Considero a estas personas como agotadoras porque cada vez que interactúas con ellas es una experiencia estresante», afirma West.

¿Cómo detectar a un «vampiro energético»?

Algunos de estos depredadores son más fáciles de detectar que otros. Sin embargo, las señales más probadas son los sentimientos de incertidumbre y aprehensión antes de entrar en contacto con ellos, dijo.

«Si de hecho puedes sentir tu ritmo cardíaco y las palmas de tus manos sudan, significa que estás en una situación muy difícil, porque la mayoría de las veces las respuestas al estrés no son perceptibles», explicó West.

Sentirse atascado hablando con alguien que no contribuye a tus objetivos laborales también puede ser un indicador, dijo. Sientes que has estado ocupado todo el día, pero apenas y completaste alguna tarea, añadió West.

Estas personas pueden disfrazarse de extrovertidas que hacen aportaciones en las reuniones y se ofrecen como voluntarias para formar parte de comités para ser vistas y reconocidas, pero que rara vez completan alguna tarea por sí mismas, señaló.

Ingrese su correo electrónico para suscribirse al boletín informativo de cinco cosas de CNN.
close dialog
Ponte al día cada mañana recibiendo las noticias de CNN en Español.
Al suscribirte, aceptas nuestra
política de privacidad.

Otras veces, los vampiros energéticos son descaradamente pesimistas, dijo Peter Economy, autor de «Wait, I’m Working With Who? The Essential Guide to Dealing With Difficult Coworkers, Anniversary Managers and Other Toxic Personalities«.

Son las personas que entran en una habitación con una nube de lluvia sobre su cabeza, y con el tiempo, la víctima puede volverse más negativa también, dijo.

Los directivos tampoco están exentos de ser vampiros energéticos, dijo West.

Un líder que asigna trabajo a otras personas sin ofrecerse a hacer nada e inventa problemas que no existen puede ser un vampiro de energía, dijo.

La presa favorita de un vampiro

Los introvertidos y las personas que ven lo mejor de los demás suelen ser los objetivos principales de los vampiros energéticos, dijo Economy.

«Creo que la mayoría de la gente da por hecho que las personas son buenas y no van a intentar hacerles daño», dijo.

Los vampiros energéticos detectan los puntos débiles, por lo que también persiguen a los que evitan los conflictos y son fáciles de manejar, según West. Intentan aprovecharse de aquellos que no se sienten cómodos enfrentándose a ellos en el momento, añadió.

También evitan a los compañeros de trabajo que tienen una red social abundante, porque esos compañeros actúan como un conjunto metafórico de guardaespaldas, dijo West.

Aprender a defenderse

El primer paso para evitar que un vampiro energético se aproveche de ti es reconocer que eres un objetivo, dijo Economy. Una vez que hayas detectado esas señales de advertencia, niégate a entrar en su juego.

Siempre es mejor evitar las interacciones con el agresor si es posible, pero si es inevitable, hay que desarrollar un estilo de comunicación directo, dice West.

Di frases como: «Vale, es hora de que te vayas, esta conversación ha terminado», explicó.

West también recurre a un truco sencillo, pero eficaz cuando trata de esquivar a un vampiro energético: se levanta físicamente.

No te sientes en tu escritorio porque los vampiros energéticos no captan las señales sutiles y no verbales de que es hora de irse y se quedarán allí para siempre, dijo.

«Cuando estás de pie, se crea una especie de urgencia o incomodidad de que esta interacción no va a durar mucho tiempo», dijo West.

Para terminar la conversación, dile a la otra persona que tienes que irte, luego abandona tu lugar y ve rápidamente al baño o a otro lugar, añadió.

Al igual que los vampiros normales, los vampiros energéticos rehúyen la luz del sol. Evitarán a los empleados que tengan una personalidad brillante y positiva, dijo Economy.

«Si eres naturalmente muy optimista y desvías su comportamiento, entonces van a ir a buscar a otra persona que sea más débil y no tenga la misma defensa», dijo.

¿Podrías ser un vampiro energético?

Un indicador de que puedes ser un vampiro energético es si sientes que tu correspondencia de trabajo es enviada a un agujero negro, dijo West.

Puede que estés constantemente intentando organizar reuniones o escribiendo múltiples y largos correos electrónicos sin recibir mucho, o nada, a cambio, dijo.

Esto es una señal porque la mayoría de las personas no quieren decir nada negativo, pero no tienen nada positivo que decir, así que no se comprometen, explicó West.

Para combatirlo, examina tu estilo de comunicación y establece pautas estrictas para hacerte a un lado y respetar los límites. Por ejemplo, solo envía correos electrónicos breves a alguien tres veces al día, y si no responden, déjalo pasar, dijo. Además, ponte como norma pasarte por la oficina de alguien solo una vez a la semana, recomendó West.

La mayoría de las personas tienden a pensar que todo lo que hacen es bastante bueno, por lo que es posible que no seas capaz de reconocer si eres un vampiro energético hasta que alguien te lo señale, dijo Economy. En la mayoría de los casos, debes descubrirlo tú mismo, añadió.

«Parte de la respuesta es ser muy sensible al impacto que tienes en otras personas», dijo Economy.

Si notas que tus compañeros de trabajo te evitan en el pasillo, se giran en otra dirección cuando entras en una habitación o se sienten incómodos a tu alrededor, pueden ser indicadores de que eres un vampiro energético, dijo.

Para aquellos que tengan la suerte de recibir comentarios, actúen en consecuencia, dijo Economy.

«Creo que muchas veces la gente ignora los comentarios que recibe porque no puede verse a sí misma como esa persona negativa», explicó.

Nadie es inmune a la posibilidad de caer en estas trampas, así que sé amable contigo mismo durante este proceso, dijo West.

Fuente: CNN