Reflexión del día: “Aprender cada día más”

Bavaro Digital
Bavaro Digital - Administrador
3 Min Read

Por: Enrique Loaiza
Instagram:@enrique.loa

Aprender, que el amor es lo primero, si resulta sincero. Y, que el orgullo no hace falta, porque, está lleno de arrogancia. En el amor, se mantiene el respeto y en el orgullo un tono soberbio. Aprender, que el orgullo es nuestro enemigo y no un gran amigo. Hay personas que deciden casarse con el orgullo, en vez de reconciliarse con el justo.

Por eso, cada día existe en este plano terrenal, más divorcios, violencias, homicidios, manipulaciones, mentiras, caprichos, engaños, adulterios y malos pensamientos provocados por las ofensas que impactan al ego, y al mismo se encuentra familiarizado con el orgullo. Que no solo dañan o perjudican a la mujer, sino también a los hombres, que resultan padecer. Pues, todo lo injusto que ocurre en este plano terrenal, se encuentra en manos de Dios.

- El banco de todos los dominicanos -
Ad imageAd image

De hecho, seis cosas aborrece Dios y aun siete abomina su alma: “Los ojos altivos (aquellos/as orgullosos/as y presumidos/as), la lengua mentirosa (los/as que cubren sus errores con mentiras, manipulaciones y carecen de honestidad), las manos derramadoras de sangre inocente (aquellos/as que causan daño de manera injusta y arremeten con la vida del prójimo), el corazón que maquina malos pensamientos (aquellos/as que no piensan en nada bueno, produciendo mala conciencia a través de la envidia y el egoísmo en busca de su propio beneficio), los pies presurosos para correr al mal (aquellos/as que se dejan guiar por sus emociones y no por el espíritu), el testigo falso que habla mentira (los/as que difaman y murmuran por chismea los demás), y el que siembra discordia entre los hermanos (los/as que buscan separar amistades a través de las cizañas) Proverbios 6:16 – 19.

Por consiguiente, debemos aprender que el orgullo trae resultados fatalistas; que se originan por una mezcla de vanidades, rencores, resentimientos, miedos, heridas del pasado, egoísmos, envidia y celos en el corazón. Y, sólo la persona puede librarse de eso; con la ayuda de Dios. Humanamente, no podrá. Puesto que, un/a orgulloso/a nunca reconoce sus errores y mucho menos sus faltas. Sino que, las cubre endureciendo su corazón, para no producir arrepentimiento, ni perdón. Debido al exceso de jactancia y la carencia de amor.  De modo que, debemos aprender que, en el verdadero amor, se encuentra la bendición. Porque, se aleja el orgullo, que produce la separación con Dios.

Comparte este Artículo
By Bavaro Digital Administrador
Seguir:
Todas las noticias del área de Bávaro-Veron-Punta Cana en un solo lugar. Desde donde nace el Sol para el mundo. Síguenos en todas nuestras redes sociales, Bavarodigital.net
Deja un comentario

Deja un comentario

Descubre más desde Bavarodigital.net

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo