Transparencia y Prioridad. (Ciudades Desarrolladas)

1
118

¿ES LA PRIORIDAD PARTE DE LA TRANSPARENCIA?

La República Dominicana en al año 2004 promulgó la Ley General de Libre Acceso a la Información Pública, No. 200-04, la cual fue propuesta por el entonces senador del Distrito Nacional José Tomás Pérez en el periodo legislativo 2002-2006 por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Esta Ley General de Libre Acceso a la Información Pública, posee en su promulgación varias consideraciones, entre los que podemos destacar los siguientes:

  • CONSIDERANDO: Que la Declaración Universal de los Derechos Humanos (Naciones Unidas 1948) en su Artículo 19 establece que: «Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión».
  • CONSIDERANDO: Que el derecho de los individuos a investigar y recibir informaciones y opiniones y a difundirlas está consagrado como un principio universal en varias convenciones internacionales, ratificadas por la República Dominicana, razón por la cual el Estado está en el deber de garantizar el libre acceso a la información en poder de sus instituciones.

Mirando más a fondo cada uno de estos considerandos, podríamos darnos cuesta que esta ley de la República Dominicana, fue creada con el objetivo de garantizar la transparencia en el ejercicio de la función pública y sus instituciones.

Pero además de esto la pregunta seria ¿ES LA PRIORIDAD PARTE DE LA TRANSPARENCIA?

El estado para ser transparente, debe llevar a cabo un proceso de identificación de prioridades, esto debido a que regularmente el ciudadano que exige transparencia, lo hace porque no se le toman en cuenta sus reclamos, no son escuchados y exigen cada vez más y son más conscientes de sus necesidades, lo que los lleva a ver como burla las acciones que toman nuestros políticos y gobernantes, dando prioridad a todo aquello que limita en gran parte la transparencia y no necesariamente soluciona las prioridades de la mayoría de los ciudadanos.

Es por esta razón que nuestros políticos y gobernantes deben entender algo, la cercanía a las necesidades y prioridades de nuestros ciudadanos, son las que nos harán cada vez más eficientes y transparentes; en la medida que logramos suplir el flujo de necesidades, escuchamos y ejecutamos en consonancia a las prioridades de la mayoría, estaremos siendo más transparentes y más que cumplir con una ley, estaremos gobernando para el bien común y estaremos logrando una inclusión social efectiva y transparente.

1 Comentario

Deja un comentario