.

“Un intento de magnicidio”: un hombre apunta con una pistola a la vicepresidenta de Argentina

Vanessa Acosta
9 Min Read

Así definió el oficialismo en Argentina lo ocurrido la noche del jueves en Buenos Aires, cuando un hombre apuntó con una pistola a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Los hechos ocurrieron cuando la vicepresidenta estaba saludando a una multitud que la esperaba a las puertas de su casa en el barrio de Recoleta, en Buenos Aires.

Fernández de Kirchner no resultó herida, pues el arma, que estaba cargada, “no funcionó”, según dijeron las autoridades. El hombre fue detenido.

Ad image

“El ataque a Cristina Kirchner es el más grave desde que hemos recuperado nuestra democracia”, dijo el presidente Alberto Fernández en cadena nacional después de lo ocurrido.

“Este atentado merece el más enérgico repudio de la sociedad argentina porque afecta la democracia”, agregó, a la vez que decretó feriado nacional este viernes.

No están claras aún las circunstancias del suceso.

Qué ocurrió

Videos captados por teléfonos de varios testigos muestran el momento en el que apuntan con una pistola a la cabeza de la vicepresidenta, a solo centímetros de la dirigente, en medio de una multitud.

En las imágenes se puede ver cómo aparece el brazo y la mano cargando la pistola entre la multitud, cómo se apunta contra la vicepresidenta y se escucha lo que parece ser el sonido del intento de disparo.

La pistola no se disparó pese a estar cargada, explicó el presidente Fernández.

“La vicepresidenta permanece con vida porque, por una razón todavía no confirmada técnicamente, el arma, que contaba con cinco balas, no se disparó pese a haber sido gatillada”.

Luego se ve a un guardaespaldas y a seguidores de la vicepresidenta detener a un hombre que, según confirmó la policía, es un ciudadano brasileño de 35 años llamado Fernando Sabag Montiel.

Cientos de simpatizantes de Fernández de Kirchner llevan días en los alrededores de su residencia, para mostrar su respaldo a la vicepresidenta después de que la Fiscalía pidiera para ella 12 años de prisión e inhabilitación para ocupar cargos públicos por presunta corrupción.

Fernández fue presidenta de Argentina entre 2007 y 2015 y asumió como vicepresidenta en 2019, y es una de las políticas más influyentes del país.

Cristina Fernández de Kirchner

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES

Pie de foto,Los hechos sucedieron cuando Fernández saludaba a una multitud que la esperaba este jueves a las puertas de su casa en el barrio de Recoleta, en Buenos Aires.

Qué se sabe del atacante

Se desconocen las motivaciones detrás del ataque.

El sospechoso fue identificado por la Policía Federal como Fernando André Sabag Montiel, nacido en Brasil en 1987.

De acuerdo con medios locales, tenía una causa judicial archivada luego de que en 2021 le encontraran un cuchillo en su carro.

sspechoso

“Una persona, que es indicada por quienes estaban cerca de él, muestra un arma. Fue detenida por personal de la custodia, la apartan y se encuentra el arma”, relató el ministro de Seguridad sobre el proceso de arresto del hombre.

Sabag Montiel portaba una pistola Bersa 380 -fabricada en Argentina- cargada con cinco balas, según informó la Policía Federal.

La agencia estatal Télam indicó que el sospechoso fue trasladado a la Superintendencia de Investigaciones de la Policía Federal argentina en el barrio de Villa Lugano para su interrogatorio.

El ministro de Seguridad Aníbal Fernández dijo al canal de televisión C5N que el sospechoso estaba bajo custodia y que la policía realizaría un peritaje del arma.

“Ahora tiene que ser analizada la situación por nuestra gente de Científica como para evaluar las huellas y la capacidad y la disposición que tenía esta persona”, indicó.

Línea

Análisis de Verónica Smink

Corresponsal de BBC Mundo en Buenos Aires

Desde hace algunos años, Argentina tiene graves problemas económicos.

Es un país que ha atravesado varias crisis desde el regreso a la democracia en 1983, pero la violencia política no había vuelto.

El pasado 22 de agosto, en el marco de un juicio por corrupción, un fiscal argentino pidió una condena para Cristina Fernández de Kirchner de 12 años de prisión e inhabilitación para ocupar cargos públicos.

Desde entonces, sus partidarios, que aseguran que Fernández de Kirchner está siendo perseguida políticamente, se han reunido todas las noches en las afueras de su residencia en Recoleta para recibirla.

Recoleta es uno de los barrios más acaudalados de Buenos Aires y también es uno de los más antiperonistas y antikirchneristas.

Las manifestaciones afuera de la residencia de Fernández habían exacerbado la ya existente crispación entre los partidarios del kirchnerismo y los que se oponen al movimiento.

Argentina lleva unos 20 años con lo que localmente se conoce como “la grieta“: una oposición muy fuerte entre los partidarios del kirchnerismo y los partidos de centro-derecha, en particular los seguidores de Mauricio Macri, el expresidente que sucedió a Fernández de Kirchner.

De haberse concretado, el magnicidio se habría convertido en la peor tragedia política ocurrida en Argentina en las últimas décadas.

Línea

Reacciones dentro y fuera de Argentina

Tras el ataque, centenares de argentinos se congregaron frente a la casa de Fernández de Kirchner.

En un tuit, el ministro de Economía, Sergio Massa, afirmó que se trató de un intento de “magnicidio”.

“Cuando el odio y la violencia se imponen sobre el debate de ideas, destruyen a las sociedades y se generan situaciones como la de hoy: un intento de magnicidio“, dijo.

El expresidente Mauricio Macri también expresó en Twitter su “repudio absoluto al ataque sufrido por Cristina Kirchner que afortunadamente no ha tenido consecuencias para la vicepresidenta”.

Otros líderes políticos de la región se solidarizaron con Cristina Fernández tras el ataque, entre ellos el candidato presidencial de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, el presidente venezolano Nicolás Maduro y el expresidente boliviano Evo Morales. También el embajador estadounidense en Argentina, Marc Stanley.

Contexto

Desde el fin de semana se han reportado enfrentamientos entre militantes kirchneristas y la policía de la ciudad de Buenos Aires frente a la casa de Fernández, lo que ha llevado a un mayor despliegue de seguridad en la zona.

El incidente tiene lugar en un momento en que las tensiones y la atención de la Justicia argentina giran en torno a la figura de Fernández.

La exmandataria está acusada de administración fraudulenta y de haber encabezado una asociación ilícita junto con su difunto marido, el expresidente Néstor Kirchner, durante los gobiernos de ambos (2003-2015).

Esta presuntamente se dedicaba a direccionar la obra pública en la provincia patagónica de Santa Cruz, que Néstor Kirchner gobernó durante más de una década antes de llegar a la presidencia y donde aún mantiene su residencia la vicepresidenta.

presidente

En su alegato final, el fiscal Diego Luciani aseguró hace unos días que “se trató de la mayor maniobra de corrupción del país” y dijo que perjudicó al Estado por más de US$1.000 millones, dinero que pidió fuera decomisado de los bienes de los acusados en caso de ser condenados.

Fernández, cuya defensa presentará su alegato final en el mes de septiembre, ha utilizado las redes sociales para afirmar su inocencia y asegurar que es víctima de un “pelotón de fusilamiento mediático-judicial”.

Tras los sucesos del jueves, centrales sindicales de Argentina convocaron a una movilización el viernes en apoyo a la vicepresidenta.

Fuente: BBC

Impactos: 0

Comparte este Artículo
1 Comentario
A %d blogueros les gusta esto: